Vito Dumas La leyenda continua
 
     Navegante Vito DUMAS   "La leyenda continua......."       
 
 

Prensa de Vito en vida

 

[ Prensa de Vito ]     [ Prensa de Vito Dumas en Vida ]     [ Prensa de Vito Dumas Post Mortem ]

 
 

Esta sección esta dedicada a toda la prensa que tuvo Vito Dumas, a lo largo de su vida.

 
 
 

Tapa y artículo publicado en la Revista EL GRAFICO

ARGENTINA - 12 de Marzo de 1932

 
 
Para agrandar la imagen haga clic con el mouse sobre la misma

Aporte realizado por Gabriel Alejandro LUC (Buenos Aires - ARGENTINA)

 
 
 
 
 

Artículo en un Diario de la época sobre la varadura del Legh II en las playas de Rocha

 
 
Para agrandar la imagen haga clic con el mouse sobre la misma
 
 
 
 

Artículo publicado en Revista NEPTUNIA - N° 252

ARGENTINA -Julio 1942

 

"Como lo tenia anunciado Vito Dumas zarpó el 27 de Junio pasado a las 13.10, después de haberse despedido de sus numerosos amigos, camaradas y crecido público que concurrió al Y.C.A. a presenciar la partida del navegante solitario que ha emprendido otra empresa puramente deportiva mucho más expuesta a las contingencias atmosféricas y en momentos en que el mundo humano también se encuentra revuelto, que la que llevo a cabo en el año 1932 trasladándose también solitariamente desde Europa a Buenos Aires en el ex 8 metros internacional que llamo " Lehg".
La empresa de realizar un periplo en el "Lehg" constituye una demostración no solo del capital físico de Dumas, sino también la de su fortaleza espiritual, al lanzarse a ella por la sola aspiración de dar un ejemplo a la juventud de lo que ella es capaz de realizar fuera del ambiente de secundario valor que hoy invade a las grandes ciudades.
Alegre y risueño como si solo partiera en un crucero fluvial, Dumas no demostraba preocupación alguna y solo minutos antes de partir al dar sus últimos abrazos de despedida, se observaron algunas lagrimas  y una voz temblorosa, pero no seguramente como productos de temores sino de sentimientos de cariño y amistad hacia aquellos de quienes se alejaba. Esta empresa deportiva la emprende con su Yacht "Lehg II" con el cual ya hubo realizado otras análogas navegando solitario por el Atlántico Sur hasta Río de Janeiro.
El "Lehg II" de 9.55 de eslora total, 3.30 de manga y 1.60 de calado esta aparejado a queche por tener el mesana a proa del timón, fue construido por el finado José Parodi en su astillero del Tigre, pero para la actual travesía ha sido sometido a un recorrido general, retirándosele el motor auxiliar, disminuyéndole en 5 metros cuadrados la superficie vélica, transformada en Bermuda, de acuerdo al plano trazado por el técnico naval Sr. Manuel Campos, reducción de paño que lo equilibrara en mayor grado para soportar los vientos oceánicos, en general mucho mas intensos que los reinantes en
nuestras aguas...."

 
 
 
 
 

Tapa y artículo publicado en la Revista EL GRAFICO

ARGENTINA - 15 de Enero de 1943

 
 
Para agrandar la imagen haga clic con el mouse sobre la misma

Aporte realizado por Gabriel Alejandro LUC (Buenos Aires - ARGENTINA)

 
 
 
 
 

Tapa y artículo publicado en la Revista EL GRAFICO

ARGENTINA - 23 de Julio de 1943

 
 
Para agrandar la imagen haga clic con el mouse sobre la misma
Para agrandar la imagen haga clic con el mouse sobre la misma
 

Aporte realizado por Gabriel Alejandro LUC (Buenos Aires - ARGENTINA)

 
 
 
 
 

Tapa, artículo y publicidad, publicados en la Revista EL GRAFICO

ARGENTINA - 14 de Septiembre de 1945

 
Para agrandar la imagen haga clic con el mouse sobre la misma

Aporte realizado por Gabriel Alejandro LUC (Buenos Aires - ARGENTINA)

 
 
 
 
 

Tapa y artículo publicado en la Revista EL GRAFICO

ARGENTINA - 9 de Agosto de 1946

 
Para agrandar la imagen haga clic con el mouse sobre la misma

Aporte realizado por Gabriel Alejandro LUC (Buenos Aires - ARGENTINA)

 
 
 
 
 

Artículo publicado en la Revista ¡AQUÍ ESTA!, Año XII N° 1121

ARGENTINA - 13 de febrero de 1947

 

 "IGUAL A VITO DUMAS NO HAY OTRO" ... – DICE FIRPO

 Por Horacio Estol

Una visita al famoso navegante solitario, en compañía del toro salvaje de las pampas mientras el Lehg II descansa, Vito Dumas sigue trabajando ...

Hace dos semanas, cuando llego Vito Dumas, yo no estaba en Buenos Aires. Recién unos días después pude saludarlo por teléfono, y quedamos citados para encontrarnos una tarde en el Club Náutico Buchardo.

Luis Ángel Firpo, que estaba al tanto de la cita, me propuso :

  • Oiga ... Vamos juntos. Yo también quiero saludarlo. ¡Es un gran muchacho!

Así fue como llegamos una tarde de este inseguro verano, bajo un apropiado sol rajante, hasta el Náutico Buchardo, donde el Lehg II, desarbolado y en tierra, nos recibió en la intimidad del astillero.

Allá arriba, sobre cubierta, aparece primero el hijo de Dumas. Después, el mismo Vito, desde la cámara, grita :

  • Ya voy, en seguida ... Estoy con todo este lío ... – y la voz se extingue con una protesta.

Después aparece, con el recio torso descubierto, la gorra de larga visera protectora, y la sonrisa de toda la vida :

  • ¿Viniste? ... Mira, recién hoy sacamos el Lehg del agua ...!Firpo! ...

Desciende del barco con la agilidad de un trapecista. Unos segundos mas, y entonces si abrazo fuerte recuerda otros abrazos anteriores, que rubricaron cada vez el final de alguna tremenda aventura.

Firpo, con sus pocas palabras de siempre, resume todo su afecto en otro abrazo cordial. Después buscamos un lugar a la sombra – a la vista del Lehg II – y charlamos largamente.

  • Creí que te iba a recibir en Nueva York – le digo -. Fíjate que cuando supe ala la noticia de tu partida no lo podía creer. En 1943 me habías dicho que ya no estabas para aventuras ... ¿Te acuerdas?

  • Me mira con aire sorprendido.

  • - ¡No! ¿Te dije eso? No importa. Ya sabes lo que pasa al final de estos tremendos viajes ... Después, a medida que corre el tiempo ... Bueno, pero es mejor hablar de otra cosa ...

¿Hablar de otra cosa con Dumas cuando el Lehg II esta allí, a la vista, apuntalado con la proa hacia el agua, como si en cualquier momento fuese a empezar de nuevo? ...

 De lejos y de cerca

 Hay una breve interrupción.

Una familia que llega al club saluda a Dumas; el mas pequeño de los pibes se lo queda mirando con la maravillada expresión de quien contempla un milagro, mientras Dumas sonríe paciente y deja que el curioso complete, desde abajo, su investigación inolvidable. Después, algún día, al pibe le resultara legendario este recuerdo ...

Hay preguntas, como siempre. ¿Quién no le hace preguntas a Dumas? Y una señorita, que quiere llegar mas al fondo de la cuestión, averigua :

  • ¿Y de noche, como hacia?

Dumas explicaba pacientemente. Después cuando nos quedamos solos, comenta :

  • Las cosas que uno tienen que oír ... En Cuba, una vez me preguntaron si fondeaba el barco por las noches. ¡Fondear con cuatro mil metros de profundidad! ¿te das cuenta? Y otro me decía : "Y con la comida, ¿cómo hace?"

Entonces se recuerda aquella terrible odisea cumplida por Dumas, desde la bahía de Nueva York hasta las Canarias, cuando se agotaron las provisiones y el tuvo que afrontar la despareja lucha de uno contra cuatro, porque estaba solo frente al mar, el hambre la sed y la debilidad creciente de su organismo.

Hay que estar dentro de la cámara del Lehg II, hay que caminar inclinado en el breve espacio libre que deja la cucheta, hay que sentir la tremenda soledad que perdura encerrada ahí adentro, para comprender como es inútil que intentemos imaginar el verdadero tamaño de estas repetidas y excepcionales aventuras de nuestro navegante solitario.

Una cosa es de lejos y otra es de cerca. Todas las palabras se quedan cortas para revivir esos trances. Y no nos hagamos ilusiones, porque el solo, solamente el, sabe las cosas que ha pasado. Y hasta resulta inútil que las cuente, por mas que, a veces, sus palabras nos hacen creer que llegamos hasta el fondo de su costosa experiencia. Pero no es verdad. No puede ser verdad.

Hasta su amor por el barco se nos escapa en toda su intensidad, porque va mas allá de navegar en el, de cuidarlo y saberlo capaz.

  • Es cierto – me dice -. Tenes razón. El barco debía haber quedado aquí después del viaje de 1943 ... Yo hubiera preferido que se quedara, y sobran razones para documentarlo. Es un barco construido con maderas argentinas, y es una expresión elocuente de nuestra industria náutica. Por eso, viejo, es una vergüenza que yo mismo diga que me lo quisieron comprar por diez mil dólares en Cuba, porque parece que le hago propaganda. En todo casa, bastaría con recordar los record mundiales que ha conquistado ....

 ¿Divorcio?

 Mira al Lhg II, como solo lo puede mirar el :

  • Por eso me duele pensar que voy a tener que divorciarme de el ...

  • Bueno ... Son tantas cosas ... ¿Para que hablar?

Pero tiene razón Dumas. Si el Lehg II estuviese fondeado en Dársena Norte, a la vista de todos los que van a pasear en auto por los muelles, nadie pensaría que al barco hay que pintarlo, cuidarlo, etc. Y que un hombre debe estar unido a el, habituado a sus mañas, pendiente de sus caprichos, dándole su tiempo y sus preocupaciones. Nadie pensaría en eso. Pero todos dirían lo mismo, y lo dirían con un poco de orgullo : "Mira, ese es el Lehg de Vito Dumas ..." Y ese poco de orgullo colectivo no estaría mal, porque todos sabemos que lo ha hecho ese barquito criollo por los mares del mundo, ningún otro barco lo ha hecho ...

  • ¿Y ahora, entonces Vito?

  • Que se yo ...

  • No, me refiero al presente inmediato. Supongo que no se quedara el Lehg II en este astillero.

  • ¡Oh, no! ... Ahora ...

Ahora, Dumas piensa colocarle un motor auxiliar. Luego hará un viaje a Punta del Este, donde ha sido designado juez en una de las regatas que se han de correr próximamente. Después ...

  • Un motor auxiliar para facilitar la maniobra de entrada a los puertos. Si lo hubiera llevado en este viaje ...

 Frente a la meta

De haber llevado ese motor auxiliar durante este ultimo viaje, Vito Dumas hubiera podido fondear en el puerto de Nueva York, el 17 de junio del año pasado ...

Ya sabemos lo que fue esa peripecia dramática del Lehg II, que navegaba durante días entre Atlantic City y la bahía de Nueva York, que llega a una milla de la estatua de la Libertad, que deriva angustiadamente durante veinticuatro horas en el canal Ambrosse ...

  • Me vieron, te aseguro que me vieron – repite el -. Pedí remolque desesperadamente. Hice la señal de SOS con el cuerno de bruma, fui y vine inútilmente entre los pescadores de Atlantic City ...

En el canal Ambrosse, donde se encauza un trafico marítimo de acceso al puerto de Nueva York, Dumas pasa horas terribles. A cada instante corre peligro de ser chocado por los barcos que aparecen en medio de la niebla. Llega un momento en que debe valerse de un remo para enderezar al Lehg II, que se ha cruzado en el medio del canal ...

Pero las corrientes lo vencen poco a poco, tirándole hacia el océano. Ya no es posible regresar a Cuba; y no tiene mas remedio que lanzarse a una inesperada travesía atlántica, casi agotados los víveres y el agua en ese momento.

Esa fue, en pocas palabras, la durísima aventura de este viaje. Después no faltarían otros momentos duros, es cierto, pero ninguno como aquel, cuando tuvo que darse por vencido con la meta a su alcance.

Y esto de darse por vencido es una manera de decir, porque todo lo que sucedió mas tarde, hoy le vale como una victoria sobrehumana de resistencia física y carácter, de modo que el aparente fracaso frente a Nueva York pareciera como un pretexto del destino, para que barco y capitán se superasen en una aventura que escapa de la náutica para incorporarse a la leyenda ...

Mas yo hago hincapié en ese futuro motor del Lehg II.

  • Porque eso quiere decir – razono – que estas preparando al barco para que, cuando llegues a un puerto la maniobra sea ...

Vito me interrumpe con un gesto, y corrige :

  • Estoy preparando al Lehg II para que, cuando llegue a un puerto, sea el que sea quien este a bordo, pueda hacer una maniobra que ...

  • ¡Vamos! – protesto.

Dumas se encoje de hombros. Después, como si de verdad le resultara tremendo imaginar lo dicho, termina :

  • No se ..., no se ...

Alguien lo llama. Tiene que volver junto al Lehg, para continuar la tarea, y nos despedimos.

Alejándonos, Firpo, con su tono reflexivo de siempre, hace una breve acotación definitiva :

  • ¿Sabe? – me dice -. Estaba pensando que dos como ese no hay , ¿eh? ... Y a mi, que no me gustaban ni los barcos que tienen pileta de natación ...

Tiene razón Firpo. No hay dos como Vito Dumas ... Pero nosotros ya nos hemos tomado tanta confianza con su valor, que nos resulta cosa de todos los días ...

Y si mañana se marcha otra vez, parecerá lo mas natural del mundo. Como si alguien lo hubiese estimulado alguna vez para hacer todas las cosas que lleva hechas.

 

- Aporte realizado participante del foro Navemundo -

 
 
 
 

[ Prensa de Vito ]     [ Prensa de Vito Dumas en Vida ]     [ Prensa de Vito Dumas Post Mortem ]

 

Cualquier aporte que puedas realizar a esta sección será bienvenida. Gracias!!  Contáctanos.

Si algún material publicado en esta sección, esta protegido por derechos del autor u otra forma legal, avísanos por e-mail y lo retiraremos inmediatamente. Gracias!! Contáctanos.

 

   Navegante Vito DUMAS   "La leyenda continua......."